Cómo Medir la presión de las cubiertas

Desde Segurline te contamos cómo medir la presión de las cubiertas, para que puedas cuidar tu vehículo en todo momento.

Cada fabricante de automóviles selecciona, prueba y homologa diferentes cubiertas para cada modelo según criterios de peso, rendimiento y tamaño. Los índices de peso y velocidad son dos criterios muy importantes en la selección de las cubiertas a la hora de determinar la presión que se les debe aplicar.

Las indicaciones sobre la presión que se debe aplicar a tus cubiertas las podrás encontrar en general en el interior de la puerta de acceso al tanque de combustible, en el marco de la puerta del conductor, en el manual del vehículo y a veces en el compartimento del motor. 

Una vez que encuentres dicha información deberás tener en cuenta varios factores. El primero es que la presión puede aparecer expresada en unidades como los kilopascales (KPA), las libras por pulgada cuadrada (psi) o los bares, que son los que a nosotros nos van a interesar.

Aparecerán dos indicaciones para la presión de tus cubiertas: vehículo muy cargado o vehículo con carga normal. De acuerdo al vehículo hay presiones distintas en las cubiertas delanteras y traseras.

En general los fabricantes recomiendan que la presión de las cubiertas se verifique en frío. Esto significa que no deberás haber recorrido más de 3 a 5 kilómetros en las dos horas antes de medir la presión. Si no es así, si en medio de un viaje vas al área de servicio y tienes que tomar la presión con los neumáticos aún calientes, tendrías que añadir 0.3 bares a la presión indicada (1 bar = alrededor de 1kg/cm2).  Recordá que nunca está de más volver a controlar la presión cuando los neumáticos estén fríos. Nunca reduzcas la presión por debajo de la recomendada en caliente.

Si tenés la cubierta poco inflada, aunque sea levemente, es más fácil que se caliente y puede reventar en cualquier momento. Además, se acelerará el desgaste de la banda de rodamiento en los costados y aumentará el consumo de combustible. Pero llevarlas demasiado infladas tampoco es correcto: la banda de rodamiento de una cubierta por demás inflada se desgastará mucho más rápido en el centro y será más vulnerable si circula por una mala calzada.

Así que para ajustar adecuadamente la presión de las cubiertas no tenés más que ir a la estación de servicio más cercana y hacerlo con el manómetro disponible.

Recordá que:

  • Debés verificar la presión de tus cubiertas una vez por mes, aproximadamente, sobre todo en caso de que hubiese un cambio brusco de temperatura.
  • Inflá la rueda de auxilio al máximo, dentro del límite autorizado. Siempre se producirán pérdidas de aire y de esta forma evitaremos que esté demasiado desinflada.
  • Si llevás remolques habrá que aumenta la presión de las cubiertastraseras del coche hasta 0,4 bar (en frío) con respecto a la presión “uso corriente”. Si la presión “trasera otros usos” ya es superior en 0,4 bar, usa esa presión, que es la adecuada.
  • Para las cubiertasdel remolque, si no disponés de los consejos de presión que debería aportar el constructor del remolque, inflá a 3 bar en frío.

No te olvides que teniendo tu seguro al día contás con todos los beneficios de tu aseguradora en todo momento y en cualquier lugar. Seguí este enlace si todavía no aseguraste tu auto en Segurline y disfrutá de manejar tranquilo y seguro estés donde estés.